martes, 2 de septiembre de 2014

DESOLACIÓN POR LA TERRIBLE PÉRDIDA DE JOSÉ MARÍA DELGADO



Me he quedado sin pulso


Me he quedado sin pulso y sin aliento
separado de ti. Cuando respiro,
el aire se me vuelve en un suspiro
y en polvo el corazón de desaliento.

No es que sienta tu ausencia el sentimiento.
Es que la siente el cuerpo. No te miro.
No te puedo tocar por más que estiro
los brazos como un ciego contra el viento.

Todo estaba detrás de tu figura.
Ausente tú, detrás todo de nada,
borroso yermo en el que desespero.

Ya no tiene paisaje mi amargura.
Prendida de tu ausencia mi mirada,
contra todo me doy, ciego me hiero.
                                                                                                   Ángel González



Nos hemos quedado sin pulso y sin aliento, cuando hemos sabido la triste noticia. José María Delgado, nuestro compañero, el profesor del ámbito científico-tecnológico ya no llenará un espacio necesario


Al fondo de azul cielo, José María, con sus compañeros y alumnos en Buitrago de Lozoya


Su figura en la sala de profesores, su tímida sonrisa, su entrañable carácter reservado, sus ganas de ayudarnos siempre...

Su cariño hacia los compañeros, su preocupación disimulada hacia los alumnos, sus ganas de compartir en todas nuestras actividades conjuntas, intentado ocultar que él estaba allí, pues su espíritu introvertido era aun más alto que su estatura. 



A la izquierda, con camisa a cuadros, José María en nuestra llegada al Centro Cívico Julián Besteiro de Leganés, el día de la graduación de los alumnos de Secundaria. [Fotografía por cortesía de Paqui Ferrer]


No hay en mí palabras suficientes de desolación, solo pena en un retorno cuya negra sombra me ha golpeado. Dolor de ausencia, desgarro de vacío en la silla que yo me sé, unas palabras sonando insistentes en el oído de la memoria. No puede ser más oscura una sala, cuando la presencia de un compañero incomprensiblemente ha desaparecido.  

Allá estarás proyectando una luz más encendida en algún sitio. Tendremos que continuar sin ti, no será lo mismo. No nos olvides, amigo, por favor, nosotros no lo haremos.

Hasta siempre, José María, querido, hasta siempre.



Jean Pierre Ruel


Sirvan estos versos al desconsuelo que sentimos. Un homenaje a la presencia que fue, para ti, amigo:


Es un mal sueño largo,
una tonta película de espanto,
un túnel que no acaba
lleno de piedras y de charcos.
¡Qué tiempo éste, maldito,
que revuelve las horas y los años,
el sueño y la conciencia,
el ojo abierto y el morir despacio!


                                                                                                   Jaime Sabines



Gary Ruddell



¡Qué sencilla es la muerte: qué sencilla,
pero qué injustamente arrebatada!
No sabe andar despacio, y acuchilla
cuando menos se espera su turbia cuchillada.

                                                                                                             Miguel Hernández



Giorgos Rorris



Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.
 
 Alimentando lluvias, caracoles
Y órganos mi dolor sin instrumento,
a las desalentadas amapolas
 
 daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler me duele hasta el aliento.
 
 Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.
 
 No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.
 
 Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.
 
  Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo.
 
 No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.
 
 En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes
sedienta de catástrofe y hambrienta
 
 Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte
a parte a dentelladas secas y calientes.
 
 Quiero minar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte
 
 Volverás a mi huerto y a mi higuera:
por los altos andamios de mis flores
pajareará tu alma colmenera
 
 de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.
 
 Alegrarás la sombra de mis cejas,
y tu sangre se irá a cada lado
disputando tu novia y las abejas.
 
 Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.
 
 A las aladas almas de las rosas...
de almendro de nata te requiero,:
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.


                                                                         Miguel Hernández

 

Steve Ciewslaski
                                                        


Yo quiero ver aquí los hombres de voz dura.
Los que doman caballos y dominan los ríos;
los hombres que les suena el esqueleto y cantan
con una boca llena de sol y pedernales.

Aquí quiero yo verlos. Delante de la piedra.

Delante de este cuerpo con las riendas quebradas.
Yo quiero que me enseñen dónde está la salida
para este capitán atado por la muerte.

Yo quiero que me enseñen un llanto como un río

que tenga dulces nieblas y profundas orillas,
para llevar el cuerpo de Ignacio y que se pierda
sin escuchar el doble resuello de los toros.

Que se pierda en la plaza redonda de la luna

que finge cuando niña doliente res inmóvil;
que se pierda en la noche sin canto de los peces
y en la maleza blanca del humo congelado. 
                                                    
                                                                                  Federico García Lorca 




Jill Frost


Alma ausente

No te conoce el toro ni la higuera,
ni caballos ni hormigas de tu casa.
No te conoce el niño ni la tarde
porque te has muerto para siempre.

No te conoce el lomo de la piedra,
ni el raso negro donde te destrozas.
No te conoce tu recuerdo mudo
porque te has muerto para siempre.

El otoño vendrá con caracolas,
uva de niebla y monjes agrupados,
pero nadie querrá mirar tus ojos
porque te has muerto para siempre.

Porque te has muerto para siempre,
como todos los muertos de la Tierra,
como todos los muertos que se olvidan
en un montón de perros apagados.

No te conoce nadie. No. Pero yo te canto.
Yo canto para luego tu perfil y tu gracia.
La madurez insigne de tu conocimiento.
Tu apetencia de muerte y el gusto de tu boca.
La tristeza que tuvo tu valiente alegría.
Tardará mucho tiempo en nacer, si es que nace,
un andaluz tan claro, tan rico de aventura.
Yo canto su elegancia con palabras que gimen
y recuerdo una brisa triste por los olivos.

                                                                                         Federico García Lorca




Nigel Cox


Nuestra más sentida condolencia para la familia de José María Delgado. Qué tristeza terrible para nosotros perder a nuestro compañero. Adiós, profesor, compañero, amigo.
.
"Sit tibi terra levis", que la tierra te sea leve.
 .

Steve Ciewslaski


Nuestras lágrimas.

 ...

26 comentarios:

  1. Soy José Vicente y quisiera dar el pesame mas profundo a la Familia del tristemente desaparecido José María Delgado al cual yo tuve el Honor de ser su alumno y si acaso conocerle un poco más que mis compañeros al ser delegado de los mismos. José Maria, era un profesor que ta ayudaba en cualquier tipo de duda que tuvieras tanto en ciencias como en matemáticas.Me acuerdo que antes del examen final de matemáticas de este año salia yo por la puerta y le consulte una duda sobre las matemáticas y la verdad le falto tiempo para ayudarme, fue inmediato. Con este tipo de personas da gusto estudiar ya que te lo dan todo y es un placer estudiar con ellas.La pena es que José Maria era un chaval si se me permite la expresión, estaba en lo mejor de la vida le quedaba mucho por recorrer y mucho que enseñar, pero lo que si nos ha enseñado aparte de las Ciencias es a ser mejor personas y a ayudarnos los unos a los otros.En estos casos las palabras se acaban y uno no sabe como dar consuelo a los mas allegados(Familiares, amigos, compañeros de trabajo, etc) pero lo que si quiero decir es que Jose Maria no se ha ido ,estará siempre vivo en nuestros corazones y a eso si que no puede vencer la muerte, porque el recuerdo es inmortal.Helena, como compañera de Jose María comparto tu más profundo dolor y que yo quisiera decir que la muerte no es el fin, tiene que haber algo
    sino esta vida es un sin sentido.Helena había visto una poesía en Internet, pero como tiene muchos caracteres el bloq no me permite escribir tanto, por lo cual lo imprimiré y te lo enseñaré en cuanto pueda a ver que te parece.Sin mas con un dolor muy profundo en el corazón.Un abrazo enorme Helena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido José Vicente:

      Muchísimas gracias por estar palabras que tanto nos reconfortan. Qué bonito este apunte que traes sobre el amor que sentía José María por las ciencias y cómo le gustaba encontrar esta inquietud e interés en los alumnos.

      Me ha parecido maravillosa esta visión tuya sobre el recuerdo del corazón, el que nos deja una persona que nos enseña a ser mejores en tantos aspectos, como tú dices que él ha transmitido a sus alumnos la necesidad de comprender la importancia del trabajo en equipo, de la ayuda de unos a otros, y eso es lo que queda en nosotros para siempre.

      Gracias, José Vicente, por tu cariño y tu sensibilidad. Muchas gracias. Un beso.

      Eliminar
  2. Mis condolencias a la familia de Jose maria un gran profesor siempre en nuestra memoria D.E.P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo/a por estas palabras. Un abrazo.

      Eliminar
  3. La muerte , como la vida lo cambia todo y la desesperanza de ver una vida que se termina tan prematuramente, nos lleva a plantearnos dudas y reflexiones que nos seguirán ayudando a caminar en este mar de lágrimas que es la vida o por lo menos a dar gracias de los cuatro ratos que nos queden por vivir. Lo siento ,también fue mi tutor y el ultimo recuerdo que tengo es recoger el graduado de su mano y una sonrisa. Con ella le recordare. D.E.P. Antonio P.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Antonio:

      Muchas gracias por compartir estas reflexiones con nosotros, suponen un bálsamo. Este recuerdo tuyo del día de la graduación y esa sonrisa me dejan una imagen que ha servido para convertir el abatimiento en dulce melancolía, a ella me aferro en estos momentos. Los momentos felices que fueron nos los llevamos para siempre y eso no nos puede ser arrebatado.

      Desde el corazón, muchas gracias, querido Antonio. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Soy imad quiero transmiter mi tristeza por la perdida de jose maria y manda mucha fuerza a su familia y animos nunca lo olvidare es una gran persona y un buen profesor descansa en paz profe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Imad:

      Muchas gracias por tu sentido y emotivo recuerdo, y por sumarte a estas condolencias trayéndonos unas palabras tan hermosas. Te lo agradecemos mucho, Imad, querido, siempre habitarán en nosotros las personas que nos han transmitido algo bueno, eso es inextinguible.
      Gracias, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. QUERIDO JOSE MARIA A PESAR DE NUESTROS MAS Y NUESTROS MENOS ERAS MUY BUENA PERSONA.
    EL CIELO HA GANADO UNA BELLA PERSONA, EN ESTOS MOMENTOS TRAGICOS PARA SU FAMILIA LES DESEO UN ABRAZO MUY FUERTE Y QUE LES SEA LO MAS LEVE QUE PUEDA.
    SIEMPRE EN NUESTRA MEMORIA JOSE MARIA :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Vanessa:

      Qué cariñosa, qué bonitas palabras, yo también lo creo que los buenos sentimientos tienen que habitar en algún sitio. Muchas gracias, es reconfortante recibir este homenaje que sus alumnos le estáis dedicando.

      Un fuerte abrazo, querida Vanessa.

      Eliminar
    2. Pues sí, Elena es toda una lastima y la mayor tragedia de una persona en este mundo es la muerte que nos separa de la vida, y por duro que parezca, la realidad que muchas veces no queremos ver es la que nos grita a voces que estamos aqui para un propósito, pero esté donde esté, espero que esté enseñando nuevamente a otros alumnos que hoy tampoco se encuentran aqui y no tuvieron esa oportunidad. La verdad es que nos acordaremos de él.

      Que descanses en paz.

      VANESSA VALLE

      Eliminar
    3. Querida Vanessa:

      Desde la templanza de estas horas que nos van dando tiempo a asimilar la noticia, dejas fluir este pensamiento sobre el propósito de la vida, y yo, querida, lo comparto, ¡somos tan pequeños en este mundo! ¡Sabemos tan poco! Quién sabe qué significado tiene los acontecimientos, incluso más trágicos.

      Me encanta esta visión sobre los que ya no están y quizá necesiten una mano maestra.

      Preciosa reflexión, llena de sentimiento y de sabiduría. Gracias, Vanessa por estar tan cerca, muchas gracias.

      Eliminar
  6. Mis condelencias a la familia de Jose Maria.Siempre le voy a estar agradecidad,por su ayuda..por confiar en mi,el hizo realidad mi sueño..tener mi titulo.Alli donde estes te doy las gracias.una pena muy grande q aun es dificil d creer...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Carmen:

      Qué consuelo representa leer tan bonitas palabras, tan sentido recuerdo. El agradecimiento que tú envías y la parte que está ya grabada en nuestras vidas, habitan más allá del tiempo y de la categoría de lo efímero, ello es lo que nos pertenece.

      Muchas gracias, Carmen querida, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Y entretanto… he considerado en lo maravilloso que sería transcribirte dentro de una caracola como ese sonido al cual aproximarte y percibirte como una asonancia de tu alma que palpita con el movimiento de las olas.
    ¿Sabes?, en este viaje la música suena equidistante entre las notas de un STAND BY ME que humedece mis mejillas de tu nostalgia.
    Perdona mi mal inglés…junto a tu asignatura ha sido siempre lo peor que dominaba en clase.
    Hace apenas un año, no sabía nada de ti. Eras un extraño que poblaba mi presente. Apenas hace un año .. Y mi hoy… es tan pobre sin esa tu sonrisa tímida .
    No eras un gran amigo de las muchedumbres, tu sencillez residía en ello.
    Quizás tus silencios fueron los que abrieron los áreas intercaladas donde descubrirte siempre
    con solo escuchar tu mirada.
    Miles de reminiscencias te dibujan de mil formas distintas y en todas ellas mis labios se arquean en tu recuerdo; de camino al metro con tu paso imposible de alcanzar en los sonidos de la noche, tras finalizar tus clases. Con tu carpeta llenita de exámenes corregidos y a los cuales esperábamos con la incertidumbre de los que esperan la lluvia en primavera para impregnarse de nueva convicción.
    En la tarde de nuestra graduación y la reconfortante satisfacción de que tú, como nuestro tutor, nos hicieras la entrega de ese estímulo final por el esfuerzo .
    Las palabras que intercambiamos…hoy todo está lleno de tu esencia, José maría.
    “Quizás, cuando el otoño vaya perdiendo su esplendor, cuando los desnudos árboles se queden como estatuas inertes, frías; cuando el viento y la lluvia hayan hecho su trabajo de cambiar el colorido paisaje, cuando el recuerdo de tardes de paseos y paraguas, de cafés, de cines y de besos, estén aún presentes en nuestra memoria y nuestra piel... quizás, entonces... el invierno no nos parecerá tan frío”.
    Yo sé que no has muerto profe, te encuentras en compañía de Robín Williams. Estáis atrapados en “Jumanji” y “Más allá de los Sueños. Lo sé…

    Paqui Ferrer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Paqui:

      No se podía escribir nada más bonito que tus letras. Qué profundo y certero, qué lleno de sueños el recuerdo. Qué gran escritora eres, como bien sabía José María y con vehemencia me expresó cuando leyó tu relato de ciencia-ficción. Era entusiamo lo que había en sus palabras y en el tono de su voz. Yo no comenté nada porque era un secreto quién sería el ganador del concurso, pero te lo digo ahora.

      No se podía decir algo más bello. Gracias, gracias, Paqui. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Siempre se van los buenos!!
    José María, gracias; gracias por tus explicaciones aquel día que fui a reclamar el examen de prueba libre de la ESO, y sin conocerme de nada, fuiste tan amable conmigo; gracias porque eso me hizo querer matricularme y aprobar este ámbito que era el único que me faltaba para conseguir mi título; gracias por hacerme creer que las matemáticas eran un juego de niños y yo, a mi edad, capaz de entenderlas todavía; gracias por ayudarnos sin recibir nada. Te bastaba vernos en clase todos los días y los ejercicios en nuestros cuadernos, para subirnos la nota del examen y conseguir ese ansiado aprobado que todos deseábamos.
    Sigues y seguirás con nosotros. Mi más sentido pésame. D.E.P.

    Susana López

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Susana:

      Muchísimas gracias por traernos tu recuerdo y compartir la ilusión que sentiste en aquel momento que nos relatas. Qué importante es tener cerca a alguien que nos eche una mano cuando no sabemos como dirigir el rumbo, en este caso de los estudios.

      Muchas gracias por compartir tu vivencia y tu consideración sobre la generosidad del profesor que seguimos sintiendo muy cerca.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar

  9. Hola, buenos días. Esta es la segunda vez que me dirijo a los familiares de José María, y quiero dedicarle en particular a su Mujer. Espero. que aunque no tenga el placer de conocerla personalmente esta dedicatoria le alivie de alguna manera el tremendo dolor que tiene que sentir en estos momentos.

    Estos escritos son de San Agustín y dicen los siguiente:

    La muerte no es nada-
    No he hecho nada mas que pasar al otro lado
    Yo sigo siendo yo. Tu sigues siendo tú.
    Lo qué eramos el uno para el otro, seguimos siéndolo.
    Dame el nombre que siempre me diste.
    Háblame como siempre me hablaste.
    No emplees un tono distinto
    No adoptes una expresión ni solemne, ni triste.
    Sigue riendo de lo que nos hacia reír juntos...
    Reza, sonríe, piensa en mi,reza conmigo.
    Que mi nombre se pronuncie en casa,
    como siempre lo fue, sin énfasis ninguno,
    sin huella alguna en la sombra.
    La vida es lo que siempre fue; el hilo no se ha cortado
    ¿Porque habría de estar yo fuera de tus pensamientos?
    ¿Solo porque estoy fuera de tu vista?
    No estoy lejos,solo al otro lado del camino
    Lo ves... todo esta bien
    Volverás a encontrar mi corazón,
    volverás a encontrar su ternura acendrada
    Enjuga tus lagrimas, y no llores si me amas.

    Desde lo más profundo de mi corazón deseo que estas frases le hayan conseguido consolar y aliviar la pena que en estos momentos debe usted sentir.

    Sin más un alumno que de José Maria es...

    Jose Vicente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin palabras, José Vicente.

      Para ellos, para ella, con todo el cariño que tú le has insuflado a estos versos de San Agustín.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  10. DE NOCHE

    • Voy a hablar del terror que no se piensa y ciega.
    Voy a hablar de la muerte suspendida allí lejos.
    Siempre miramos fijos. Mas no vemos lo cierto.
    O cerramos los ojos. Pero no estamos ciegos.
    ¿Qué es la muerte? Tan sólo la luz de lo sabido.
    ¿Y qué es eso, sabido? La luz sencillamente.
    ¿Y por qué nos asusta? Porque seguimos viendo
    cómo sigue mirando cuando ya no la vemos.
    (Cantos y mitos)

    María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida María:

      Maravillosos versos de Celaya, muchas gracias por traérnoslos. Nos sumergen en una honda meditación y en una serenidad grande, como la comprensión de la luz.

      Gracias, María, la poesía es un refugio necesario. Muchísimas gracias, un gran abrazo.

      Eliminar
  11. Me acabo de quedar pues eso.. Ya que perteneci a su última tutoria y aunque sólo le conocí durante 4 meses, se le veía una persona muy amable, simpática, con mucha fuerza y sobretodo con ganas de ayudar a los demas..

    Quiero dar mi pésame y muchos ánimos a sus más allegados y sobretodo a su familia ya que lo estarán pasando muy mal.
    No te olvidaremos José Maria
    DEP


    SarabelToledo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Sarabel:

      Muchísimas gracias por compartir aquí tus sentimientos, tus recuerdos y expresar tu condolencia. Es gratificante el calor directo de sus alumnos, muchas gracias.

      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Perdón, los años que hubiera cumplido serían 42... hablando con mi padre.. ya no sé ni lo que uno dice...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Juan Manuel:

      Gracias por asomarte a esta ventana familiar. Es muy especial este recuerdo y que hayas querido compartirlo con nosotros, pues junto a nosotros camina su enseñanza.

      Un placer saludarte y muchísimas gracias por traernos la llama de la cercanía con la claridad de la fechas, que al principio duelen, pero después confortan.

      Un gran abrazo para ti, Juan Manuel y para toda tu familia.

      Eliminar

Tu comentario nos enriquecerá