miércoles, 5 de septiembre de 2018

IDA VITALE: EL REFUGIO EN LA POESÍA Y EN EL AMOR


Queridos amigos:

Volvemos a disfrutar de los versos que nos emocionan, en este caso, de la mano de Ida Vitale, la poetisa uruguaya, exiliada en México y residente en Texas, una de las representantes más importantes de la generación del 45.

 
Ida Vitale

Es difícil no sucumbir al temblor en las palabras, en el hondo lirismo, en el sentimiento íntimo aunado a la naturaleza de esta grandísima autora, tan profunda, tan intensamente mágica.

Hoy nos congratulamos en contribuir a la difusión de esta maravillosa noticia, nuestra poetisa querida ha recibido el Premio de la Feria del Libro de Guadalajara 2018.


Ida Vitale

He aquí la mirada femenina que se reconoce en la melancolía del paso de los años y la alegría olvidada que quiere recuperar el gusto por la vida, un tanto soterrada, agostada, cenicienta por las imposiciones vitales y sociales. 

Brian Martin



ACLIMATACIÓN


Primero te retraes,
                                      te agostas,
pierdes alma en lo seco,
en lo que no comprendes,
intentas llegar al agua de la vida,
alumbrar una membrana mínima,
una hoja pequeña.
                                       No soñar flores.
El aire te sofoca.
                                    Sientes la arena
reinar en la mañana,
morir lo verde,
subir árido oro.

Pero, aún sin ella saberlo,
desde algún borde
una voz compadece, te moja
breve, dichosamente,
como cuando rozas
una rama de pino baja

ya concluida la lluvia.


De Parvo Reino, 1984




Claire Elan



¿Cuántas veces debemos resurgir de nuestras propias cenizas como el Ave Fénix? ¿Cuántas empezar a construir de nuevo nuestra vida? Al menos poder refugirnos en nuestra luz interior para volver. Eso sí, nos lo deja bien claro nuestra autora, no será de la nada, la culpa nos apuntala desde los pecados ya cometidos. 



Claire Elan



CULTURA DEL PALIMPSESTO

Todo aquí es palimpsesto,
pasión del palimpsesto:

a la deriva,
                        borrar lo poco hecho,
empezar de la nada,
afirmar la deriva,
mirarse entre la nada acrecentada,
velar lo venenoso,
matar lo saludable,
escribir delirantes historias para náufragos.

Cuidado:
no se pierde sin castigo el pasado,
no se pisa en el aire.

De Nuevas arenas I, 2002





Claire Etan


Y, ¿quién no se ha sentido alguna vez señalado por el dedo de la pena y la desdicha sin posible remisión? Nada mejor que las Letras para buscar un poco de amparo al resplandor de alguna débil lamparilla nocturna como una mariposita perdida y tristona.


 
Hans Jochem Bakker



MARIPOSA, POEMA

En el aire estaba
impreciso, tenue, el poema.
Imprecisa también
llegó la mariposa nocturna,
ni hermosa ni agorera,
a perderse entre biombos de papeles.
La deshilada, débil cinta de palabras
se disipó con ella.
¿Volverán ambas?
Quizás, en un momento de la noche,
cuando ya no quiera escribir
algo más agorero acaso
que esa escondida mariposa
que evita la luz,
                                 como las Dichas.

 
De  De procura de lo imposible,  1998




Ginette Beaulieu




 Y, de hecho, he aquí la penitencia, hijos, al fin, de nuestra cultura, culpa y culpa. De ella, desde la dificultad expuesta, parece querer ayudarnos a salir nuestra Ida.


PENITENCIA

¿Mirar atrás será pasar
a ser de sal precaria estatua,
un perecer petrificado
preso en sí mismo, parte
del roto encanto de un paisaje
cuya música no logro más oír?

¿Debo matar lo que miré,
el mito que minuciosa
pliego y despliego,
grava para mi paso solo?
¿ Ciega borrar lugares,
playas, vientos, el tiempo?

Sobre todas las cosas,
anular horas que se han vuelto inútiles
como lluvia que cae
sobre el mar implacable,
como mis propios pasos
si no son penitencia.


De Reducción del infinito, 2002




Claire Elan



RESIDUA

Corta la vida o larga, todo
lo que vivimos se reduce
a un gris residuo en la memoria.

De los antiguos viajes quedan
las enigmáticas monedas
que pretenden valores falsos.

De la memoria sólo sube
un vago polvo y un perfume.
¿Acaso sea la poesía?

De Parvo Reino, 1984




Max Ginsburg

Más culpa, más dolor, otra mirada al vacío y siempre la penitencia, parece que nuestra autora recordara a Schopenhauer: difícil es escapar de la angustia, pero el arte nos da una respuesta. En sus manos, en las de ella, Ida, no había de ser otra sino la consabida: la amada poesía.


Andrzej Malinowski


Otra propuesta mágica, traviesa, divertida para soterrar el dolor, las penas, la añoranza, la culpa, la monotonía. Arte, poesía, vida, surrealismo, humor, fantasía, sueños. Hela aquí:



SUMAS


                                          caballo y caballero son ya dos animales
Uno más uno, decimos. Y pensamos:
una manzana más una manzana,
un vaso más un vaso,
siempre cosas iguales.

Qué cambio cuando
uno mas uno sea un puritano
más un gamelán,
un jazmín más un árabe,
una monja y un acantilado,
un canto y una máscara,
otra vez una guarnición y una doncella,
la esperanza de alguien
más el sueño de otro.

De Reducción del infinito, 2002



Ginette Beaulieu


Desde una idea kierkegaardiana la reflexión sobre el sentido de la vida: ¿acaso solo tendremos para trascender, para llevarnos a la otra vida aquello que le hayamos regalado a los demás en esta?


PATRIMONIO


Sólo tendremos lo que hayamos dado.
¿Y qué con lo ofrecido y no aceptado,
qué con aquello que el desdén reduce
a vana voz, sin más,
ardiente ántrax que crece,
desatendido, adentro?

La villanía del tiempo,
el hábito sinuoso
del tolerar paciente,
difiere frágiles derechos,
ofrece minas, socavones, grutas:
oscuridad apenas para apartar
          vagos errores-

El clamor, letra a letra,
del discurso agorero
no disipa ninguna duda;
hace mucho que sabes:
          ninguna duda te protege.

De Reducción del infinito, 2002


Ginette Beaulieu


Un paseo por los poemas de esta deliciosa autora. Despidámonos con este increíble poema, nuestra poetisa nos invita a amar, como respuesta definitiva al sentido de la vida, como pulsión espiritual mientras la carne vibra.


MES DE MAYO


Escribo, escribo, escribo
y no conduzco a nada, a nadie.
Las palabras se espantan de mí
como palomas, sordamente crepitan,
arraigan en su terrón oscuro,
se prevalecen con escrúpulo fino
del innegable escándalo:
por sobre la imprecisa escrita sombra
me importa mas amarte.

De Oidor andante, 1972



Laura Den Hertog


Queridos amigos, espero que hayais disfrutado de este recorrido por el temblor en la piel, la belleza, la búsqueda de la alegría desde la mirada al pasado, la invitación al amor, la respuesta en fin inencontrable sino es en el misterio de la poesía. 

Gracias, querida Ida siempre, por tu infinita luz que nos cobija en medio de la tormenta y del intrincado y áspero camino.

Hasta pronto, amigos, un beso.

...



jueves, 23 de marzo de 2017

Un soneto sobre el verdugo y la muerte

Poema compuesto por el alumno del Nivel 2 del CEPA Rosalía de Castro, Óscar Chamorro Martínez, para la asignatura de Lengua Española y Literatura. Óscar ha querido reflejar en este poema el tópico del verdugo y la muerte. ¿Qué os parece?


"Hermanos de sangre"

Tú y yo hermanos de sangre y de juicio
Tú en guadaña, yo en hacha, trabajándonos.
Aunque yo en vida y tú en muerte soñamos
en pueblo que mal no mire el oficio.

Enamorado del mirar vacío,
sincero, lleno de almas que robamos
de la tranquliidad que devolvimos
al pueblo, y lo pagan con el prejuicio.

Quisimos justicia y no lamento.
Vieron la sangre y no la libertad
de no tener miedo a ver el ocaso.

El mundo siembra un campo de maldad
y vos lo seguís con el pensamiento
de purgar el campo de su fracaso.

El fútbol también entiende de poesía

Poema compuesto por David Muñoz Cabeza,  alumno del Nivel 2 del CEPA Rosalía de Castro para la asignatura de Lengua y Literatura. Se lo dedica al equipo de su corazón.


"Historia de un sentimiento"



Qué más dan nuestros colores
Qué más dan los sentimientos
Disfrutando estos momentos
Sin pensar en los errores.

Se avecinan los actores...
¡Qué sorprendentes talentos!
¡Maravillosos portentos!
Gritan los espectadores.

Hinchas ondean las banderas
Momentos de pasión
Sentimientos a flor de piel.

Grandes tardes domingueras
Siempre fiel, al gran plantel
Final con un buen guion

viernes, 10 de marzo de 2017

El amor de verdad no duele



El pasado 24 de febrero, la actriz Pamela Palenciano visitó nuestro centro con su exitoso monólogo para contarnos que, en una relación de pareja, no solo duelen los golpes. Los desprecios, los agrios silencios, el aislamiento… son una forma de maltrato y así lo explicó a nuestros alumnos a través de un texto y una actuación que, utilizando el humor y el lenguaje coloquial como modo de acercamiento, deja paso a una dura realidad: la violencia de género en la adolescencia.

Nuestro salón de acto se llenó para disfrutar de esta actuación “incómoda”, como señaló la propia actriz, pues a veces coloca ante nuestros rostros un espejo gigante donde podemos vernos reconocidos, tanto en la piel del que domina como de quien es dominado.


Con un gráfico gesto de un brazo elevado y otro  a la altura del pecho, Pamela Palenciano explicó con humor y sabiduría relaciones de dominio y superioridad que se dan en el patriarcado, en el capitalismo, en el primer mundo frente al tercero… Todo un canto a la igualdad, al respeto y al amor… el de verdad, ¡el que no duele!



A lo largo de su mónólogo, Pamela interpretó a un chico y a una chica utilizando los estereotipos que nos han acompañado socialmente durante tanto tiempo, lo cual arrancó más de una risa.

miércoles, 11 de enero de 2017

"Amistades de Navidad", por Manuel Chica

Primer Premio del concurso de relatos navideños del CEPA Rosalía de Castro de Leganes 2016. Categoría: Iniciales.


AMISTADES DE NAVIDAD
Manuel Chica (4ºA)


Era un día de otoño de 1942 en el que no hacía frío. A las afueras de un pequeño pueblecito de la comarca de Zaragoza había un chopo solitario, regado muy de cerca por las cristalinas aguas de un pequeño arroyo que discurría a su paso por el pueblo. En el ocaso de su vida se encontraban las hojas que, movidas por el viento, caían lentamente unas tras otras, cuando de pronto, se oye una voz temerosa que decía:

-No, no quiero morir. Me da mucho miedo caer de tanta altura-. Una hojita que gritaba desesperada por su cercano final se resistía a caer. En esto, un pequeño golpe de viento la hace caer. Ella, al ver que se precipita al vacío, intenta aferrarse sin saber muy bien a qué y comienza a agitar su pequeño cuerpo casi redondo…

Entonces percibe que su caída se hace más lenta y en forma de zigzag y al instante piensa que al llegar al suelo no sufrirá daño alguno. En esto que una suave brisa la hace volver a elevarse, al verse movida por la brisa se siente feliz pero sabe que su final está cercano, no obstante, movida por el viento y en un esfuerzo de su pequeño cuerpo, consigue caer al otro lado del arroyo y queda atrapada entre las briznas de hierba.

-No puede ser, no, no, me resisto a creer que terminaré aquí, seca, demacrada y fea. No quiero este final para mí. Dios mío, siempre quise ser esa hojita del abeto que hay en la plaza donde se celebra la Navidad. (Lo divisaba desde mi árbol, qué bonito y qué porte, me dije siempre)-. La hoja, viéndose atrapada entre la hierba, sigue soñando.

-¡Cómo me hacía soñar con ese abeto el pajarillo que se posaba en mi rama y me decía, con su canto, lo bonita que era la navidad! Yo, tristemente, no podré celebrar ni una sola.

Con sus tormentos estaba y afligida por su cercano fin, cuando una hormiga comienza a moverse a su alrededor buscando alimento. La hormiga, en su voluntarioso trabajo, sube y baja por encima de la hoja. Esta, al sentir el cosquilleo, no puede resistir y suelta una sonora carcajada. La hormiga, sorprendida y sobresaltada, le dice:

-¡Vaya susto me has dado! ¡Nunca había visto reír con tantas ganas a una hoja!- La hoja responde.

-Ni a mí tampoco me había hecho tantas cosquillas una hormiga (y eso que había muchas en el árbol).

                La hoja comienza a hablar con la hormiga y durante su graciosa charla, le dice:
-         ¿Tú me podrías hacer un favor?

Al momento la hormiga le responde:

-         Pues claro, ¡si estamos en Navidad! No te puedo negar nada, dime qué necesitas.

       Entonces nuestra hormiga se sincera y dice:
-        Como bien sabes, yo nunca podré celebrar una sola Navidad, per se me ocurre que si tú me pudieras llevar a los pies del abeto que está en la plaza, podría acabar mis días allí, así podría servir de alimento a tu especie, y a la vez yo me sentiría feliz en mi disposición por tomar parte del abeto que siempre sonríe. En la primavera venidera posiblemente sería esbelta y delgada (no como ahora) y podría disfrutar desde mi posición, viendo las luces, los adornos y, sobre todo, las cara de alegría e ilusión de tantas y tantas familias que vienen con sus niños a ver cómo se inicia esta maravillosa Navidad.

     La hormiga, emocionada y conmovida, la mira diciéndole:
-         Me has hecho muy feliz enseñando lo que para ti es un sueño, no dudes que lo intentaremos realizar. No te preocupes, tardaremos algún día pero te llevaré suavemente con mis pinzas.

     Así comenzó el sacrificio que suponía tan alta meta para una pequeña hormiga con tan pesada carga. Al cabo de diez días consiguieron llegar a su destino: una exhausta y desfallecida por el esfuerzo, la otra limitada ya en su final de proceso natural y siendo conscientes de que todo tocaba a su fin. Se fundieron las dos en un fuerte abrazo, formando parte, ya para siempre del abeto de Navidad.

"La Navidad", por Tatiana Romaniuc

Mención honorífica en el concruso de relatos navideños del CEPA Rosalía de Castro de Leganés 2016. Categoría: Secundaria y Ciclos.



LA NAVIDAD
Tatiana Romanciuc (2N-G)


LA NAVIDAD

En mi tierra los síntomas de la navidad son el frío y la nieve. Sobre todo la nieve.

Tenía ocho años cuando decidí conocer a Papá Noel.

Nosotros, en mi país, no tenemos Reyes Magos, solo tenemos a Papá Noel acompañado de su nieta para ayudarle a repartir los regalos. Así que me propuse no dormir y ver cómo me dejaba el regalo debajo del árbol y la chocolatina debajo de la almohada.

Llegó el esperado día. Mi hermana y yo estuvimos todo el día con el trineo. Llegamos a casa cansadas, con los pies mojados por la nieve que se nos coló por las botas. Mi padre nos recordó que era la noche de la visita del Papá Noel así que nos tenemos que portar bien e irnos pronto a la cama.

Así fue, cenamos y nos fuimos a la cama. Yo no quería dormir pero el cansancio y el sueño podían conmigo. Estaba a punto de quedarme dormida cuando vi entrar a mi padre.

Se acercó, me dio un beso en la frente y me dejó la chocolatina debajo de la almohada. No me lo podía creer. En un momento le di sentido a todo. El por qué los pantalones que me regalaba Papá Noel eran de mi medida, la chocolatina era mi favorita, del por qué el pelo blanco de mi padre, porque mi padre tiene el pelo blanco desde los veintisiete años.

Tenía el mejor papá del mundo.

A la mañana siguiente le conté a mi hermana (que me saca cuatro años) lo que descubrí, que nuestro padre era el Papá Noel que nos traía los regalos a nosotros y a todos los niños.

Un par de años más tarde entendí la carcajada de mi hermana.

"Siempe será Navidad", por Jesús Linares

Primer Premio del concurso de relatos navideños del CEPA Rosalía de Castro de Leganés 2016. Categoría: Secundaria y Ciclos.


SIEMPRE SERÁ NAVIDAD
Jesús Linares (Nivel 2G)

DICIEMBRE 1942. FRENTE DE LENINGRADO (RUSIA)

…Y por fin Tomás consiguió el preciado permiso de Navidad. Era mediados de diciembre, no había pasado la Navidad con su mujer y su hijo desde hacía dos años y estaba ansioso por ver al pequeño disfrutar de esas fechas tan emotivas, puesto que cuando tuvo que partir el pequeño Jesús no levantaba un palmo del suelo ya que solo tenía meses. Tomás estaba lleno de gozo y la sonrisa que se dibujaba en su rostro, no se le quitaba ni por el frío ni por los disparos enemigos.

Pero todo se torcería, a que un imprevisto le haría tomar la decisión más importante de su vida. Justo después de contarte por carta a su mujer la buena nueva, una patrulla estaba siendo asediada al otro lado del lago Illmen.

-¡Soldados, se precisan voluntarios para ir al socorro de los nuestros! Dar un paso al frente los que os dispongáis a ir a tal misión- gritó el capitán a la tropa.

Tomás con el salvoconducto y eprmiso entre sus maños dudaba de dar el paso, mientras su cabeza y corazón debatían en ir  o no. Él solo pensaba en su hijo Jesús y su mujer Sonsoles. En un minuto que se hizo un mundo, sin quererlo, había dado el paso al frente. Ya no habría marcha atrás. La decisión estaba tomada.


MADRID 1942
La mujer de Tomás y su hijo se preguntaban si su querido marido y padre acudiría en esas fechas señaladas. Jesús siempre preguntaba por él. La madre le leía una y otra vez las cartas que recibían del frente, eso sí siempre acababan regadas con lágrimas de los dos.

RUSIA
Todo estaba dispuesto para la marcha, todos le pedían a Tomás que no fuese a dicha misión, ya que era peligrosa. Pero como soldado español no podía dar marcha atrás. No tardaron en llegar a la zona conflictiva cuando fueron rodeados por el enermigo y tomados prisioneros. Tomás con lágrimas en los ojos daba por perdido su permiso y sus preciadas navidades. Fueron trasladados con violencia a un campo de prisioneros en el gulag siberiano. A Tomás le cambió el rictus de la cara y  ya no volvería a sonreír en muchos años. La tristeza y el agotamiento se apoderó de él.

MADRID 25-12-1942
Llegó la ansiada Navidad, pero el que nunca llegó fue Tomás. Sonsoles, que días atrás había recibido la carta diciendo que volvería por Navidad, lo recibió con mucha alegría, pero según avanzaban las fechas y él no aparecía su pena se acrecentaba más y más. Y Tomás no apareció ni ese año ni el siguiente…

CAMPO DE PRISIONEROS. DICIEMBRE 1945
Tomás al igual que sus compañeros estaba exhausto por las penurias y el trabajo físico que eran obligados a realizar. Las cartas eran requisadas y era necesario pagar para que las cartas llegarán a su destino. Los años pasaban y ellos seguían prisioneros, aunque la guerra hacía meses que había terminado.
-         ¿Cómo estarán Sonsoles y Jesús? ¿Me habrán dado por muerto? ¿Volveré a verlos algún día?
Esas preguntas ametrallaban su cabeza insistentemente, los días y sobre todo las noches eran eternas.

PUERTO DE BARCELONA 2-04-1954
Y por fin el milagro sucedió y ese día atracó en el puerto de Barcelona un barco lleno de nostalgia, tristeza, alegría y lágrimas. Se llamaba Seminaris y en él venían todos los prisioneros españoles que habían padecido las penurias en tan lejano país.
Tomás había pasado trece años de cautiverio, lejos de su amada patria y su querida familia. Ahora que estaba tan cerca de ellos, un temor le petrificaba el cuerpo entero, no paraba de pensar cómo reaccionarían Sonsoles y Jesús cuando le vieran. La multitud esperaba ansiosa en el puerto a que aquellos héroes pisasen tierra. Todos los pasajeros del barco lloraban, no sabían si de gozo o de qué, pero lo cierto era que sus ojos se cubrían de lágrimas. Sonsoles y Jesús esperaban con felicidad el regreso de Tomas, que nada más embarcar mandó la noticia de que por fin volvía a casa.
Se encontraron los tres, no se dijeron nada, solo se miraban y lloraban, se abrazaron con fuerza, pero nadie quería decir la primera palabra.

Por fin Jesús dijo:

-Papá tenemos que celebrar muchas navidades atrasadas, sus ojos lloraban mientras que veía a su padre.

Tomás tomó a los dos de la mano y dijo:
-         Sí, vamos tesoros míos, celebraremos cada una como se merece. Jamás os he olvidado. Para nosotros siempre será Navidad.